Bulevar 30

En el número 30 de la calle Gran Vía se erige un suntuoso edificio desde 1924, una obra de Teodoro
Anasagasti y su suegro José López Sallaberry, -también artífices del conocido edificio París-Madrid-,
que aún hoy combina con armonía lo clásico con lo contemporáneo.
Pertenece al segundo tramo de la Gran Vía, entonces llamada Bulevar de Pi y Maragall.
Se trata de un conjunto de tres edificios unidos, símbolo de la cultura y el poder de la época.
El edificio destaca por su cristalera azul oscura y su triple arquería de entrada en la planta calle.

A ras de cielo, sobre la principal arteria de Madrid, se halla BULEVAR30: un espacio para eventos
diáfano y de carácter multidisciplinar abierto a todo aquel que quiera disfrutar de un ambiente
exclusivo y diferenciador.
Desde la decimotercera planta, la cristalera que envuelve un espacio de 150 metros cuadrados
ofrece una panorámica de la capital sin barreras arquitectónicas.